Inicio Acerca de AO Expertos en salud Membresía ACCESO MIEBROS

ENCUENTRE UN
DENTISTA




Navegar en esta sección

» ¿Qué es un implante dental?
» ¿Los implantes son para mí?
» Examen preliminar
» Procedimiento para colocar los implantes
» Cicatrización y cuidado del tratamiento
   
» ¿Cuándo pueden usarse los implantes?




en Inglés







 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Procedimiento para colocar los implantes

¿Cómo se colocan los implantes dentales?

Gran parte de los procedimientos quirúrgicos para la colocación de los implantes se realiza en el consultorio del dentista y en ocasiones, en un entorno hospitalario. Por lo general, la anestesia local es adecuada para estos procedimientos ambulatorios, pero pueden usarse otras formas distintas para sedar al paciente (como óxido nitroso y sedación oral y/o intravenosa). Es posible realizar procedimientos quirúrgicos complementarios como aumento de hueso, en forma de procedimientos separados o al mismo tiempo que se coloca el implante. Cada procedimiento quirúrgico es distinto, dependiendo de la situación clínica, así como de las preferencias del paciente y del dentista/cirujano.

¿Por qué es el procedimiento quirúrgico un proceso de tres pasos?

El método más practicado para la colocación de implantes dentales es un procedimiento de "cirugía escalonada." La primera etapa consiste en enterrar el implante (que sustituye la raíz del diente) al nivel del hueso, pero por debajo de la encía. Esto protege al implante de las fuerzas mientras cicatriza.  Al final de este proceso de cicatrización, el implante debe exponerse quirúrgicamente al retirar parte de la encía superpuesta.

En esta segunda etapa, el cirujano revisa si el implante se integró con éxito y conecta algún tipo de poste que penetra a través de la encía hacia la boca.  Este poste se llama el pilar. Los pilares vienen en muchas formas y pueden ser fabricados como parte del inventario o pueden ser modelados a la medida por su dentista y un laboratorio. Se permite que la encía cicatrice alrededor del pilar y forme un pliegue o reborde a través del cual el dentista tenga acceso al implante mientras prepara la etapa final de restauración que consiste en colocar el diente o los dientes protésicos. 

La investigación ha mostrado que a menudo es posible colocar un pilar adecuado al mismo tiempo que el implante. Esto tiene ciertas limitaciones, pero puede eliminar la necesidad de una segunda cirugía para exponer el implante. No obstante, el implante requiere de cualquier manera tiempo suficiente de cicatrización para lograr que el hueso se osteointegre.

Los pilares también deben protegerse de las fuerzas de la masticación durante este periodo para asegurar la integración ósea eficaz y la cicatrización exitosa. Una vez que los implantes han tenido la oportunidad de cicatrizar y se ha comprobado su integración, se lleva a cabo el paso final de la restauración. Esta etapa consiste en fabricar y conectar los dientes protésicos a los implantes osteointegrados de manera exitosa.

¿Qué es la cirugía en una sola etapa?

Este método emplea un implante no sumergido de una sola pieza que tiene un reborde metálico diseñado para sobresalir a través de la encía mientras el hueso se adhiere al implante. Después de un periodo adecuado de cicatrización, puede conectarse un pilar al implante, lo que permite la fabricación de la corona para remplazar el diente faltante. Como alternativa, puede lograrse una técnica de una sola etapa mediante la conexión inmediata de un pilar temporal de cicatrización a un implante de dos piezas que sobresale a través de la encía, de manera muy similar al implante de una sola pieza. Ambos implantes, de una sola y de dos etapas, tienen tasas de éxito similares y es necesario que pregunte a su dentista qué sistemas usa y cuál de los procedimientos, el de una o el dos etapas, es adecuado para usted.

¿Cuál es la tasa general de éxito de los implantes dentales?

Pese a las décadas de investigación clínica y científica, los implantes dentales no tienen una tasa de éxito del 100%. No obstante, las tasas de éxito han mejorado en forma dramática desde la introducción de la cirugía de implantes dentales y la profesión dental puede reportar con orgullo tasas de éxito muy por encima del 90% en la mayoría de los pacientes con implantes. De modo similar, las tasas de éxito a largo plazo están en el rango superior del 90% y también mejoran. Cuando un implante dental no se ha integrado de manera exitosa, puede ser necesario retirarlo, ya que no puede "convertirse" fácilmente para lograr osteointegración. Su dentista le dará la mejor orientación al respecto. Es posible colocar un implante de remplazo, pero tal vez requiera de algunos meses para cicatrizar y de aumento óseo (reparación mediante injertos). De igual manera, si un implante previamente colocado ha perdido cantidades significativas de hueso de soporte, no existen por ahora tratamientos que restablezcan de forma predecible el hueso perdido una vez que ha funcionado en la boca.